Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

Vidas incandescentes. Fragmento de Sueños Asfaltados.

Imagen
Hay personas demasiado especiales en esta vida, en las que siguen y estuvieron. Personas en las que la sensibilidad se fijó y estudió para decidir nacer. No son fáciles de encontrar, son nómadas de alma. Pero cuando das con ellas, de repente, lo sientes; permaneces inmóvil y tus oídos dejan su función junto al olvido. Te penetra la música en el cuerpo, vibra tu respiración y giras sin pestañear, formando un helicoide perfecto, al igual que en esos sueños donde pierdes el don de actuación. Sin embargo, esa radiación que es su personal enemigo, irá apartándose de su vida, en cada dosis que te inyecte.

                                                                              ***
   "Voy a sentir que me haces falta. Voy a saber que te echaré de menos". Son siempre las mismas palabras, repetidas aleatoriamente por todas las personas. Todas las personas alrededor de un borroso mundo. Y está todo tan vacío, tan lleno de gente... ¿Cuántos somos en este instante? ¿Cuántos esc…

Sábana del mar. Fragmento de Sueños Asfaltados

Imagen
...Y entonces levantó la capa más fina del mar y, como si de una sábana se tratase, se acomodó entre ella y el colchón del océano y se dejó llevar por un sueño eterno.(...) Ahora dormía sobre todos aquellos monstruos que le atormentaron en el camino, supervisando sus pasos, borrando sus huellas, y bajo el sol que iluminaba y daba abrigo a sus ideas.


Casual – Bizarre Love Triangle




Sueños Asfaltados. Fragmento: Sábana del mar. por Arantzazu Mora Bellido se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

¿Para qué sirve la vida?

Esta ha sido una semana dificil, una semana que me ha hecho preguntarme: "¿Para qué sirve la vida?". He obtenido varias respuestas pero ninguna llega a ser una certeza. Entonces, me he puesto a escribir, como siempre, aunque esta vez he optado por relatos que no acostumbro a imaginar. En estos momentos me gustaría aparecer de pie en algún pueblo francés, rodearme de balcones cuyas macetas colgadas estuvieran alumbradas por las farolas de la calle en la noche. Y me encantaría acomodarme en algún sofá de los años cincuenta. Escribiendo mis relatos me he percatado de que, muy a menudo, no soy yo quien lo hace, sino una parte masculina en mi interior. Idealizo mis obras y lo hago desde el punto de vista ajeno al genero femenino. ¿Por qué me gusta escribir como si fuera un hombre?. Y me recuerdo a Safo, vista por otros como una homosexual pero sin llegar a serlo. No suelo ser tan franca conmigo misma, sin embargo creo que estoy cambiando y que necesito profundizar un poco en …