Entradas

Mostrando entradas de 2015

La soga I

Se me cae el alma a los pies
y la tortura se hace más profunda y más profana
y me enredo la soga a la mano y tiro fuerte y ya no siento nada.
Ya no puedo escribir y mi paz se desangra.
La ilustración de un recuerdo es angosta y se escapa.
Quizás las lunas de hace mil años sean distintas en el tiempo
tan próximas entre ellas, y tan sufridas en el intento.
No tengo demasiadas palabras en mi garganta,
es una sensación oscura y perturbadora.
Pero, de momento, me basta.


                              Arantzazu M.Bellido
                                   @AlmaVerso

Página en blanco

¿Hasta dónde llega la página en blanco
en la que quieres escribir?
¿Hasta dónde llega el subsuelo?
Y las manchas en la tierra inerte,
¿de dónde proceden?
Las escamas en la piel desgarrada
se tornan del mismo tono que el papel;
la situación nunca es falsa o cierta:
depende de la inercia.
              Arantzazu M.Bellido                    @AlmaVerso

Comunicado: Inertes

Miles de sonrisas ahogadas Miles de manos escondidas sacudiéndose en el agua Miles de cuerpos yacentes Miles de futuros ultrajados Miles de desiertos deseando pasos que nunca llegarán; Todo ha quedado en el mar.
Las sirenas se encuentran sumergidas dando la esperanza que otros les negaron.
La razón aún no está autoimpuesta. Dejaremos marchar a los que no vemos Dejaremos de creer en lo que sentimos Dejaremos de reivindicar y luchar y amar; A lo terrible nos acostumbraremos.
Las redes de pesca recogen las miradas perdidas de un mundo en desconsuelo; las almas han quedado atrapadas como anzuelo. La magnitud de lo acontecido nos ha dejado en desconcierto. Es terrible, lo sabemos, la savia queda ahora tendida sobre el suelo.
Me sumerjo, me retuerzo, me aprisionan los cementos Los trajes de la misma tela que yo tejo de aquellas personas en las que pongo mi vida para su juego. No hay marcha atrás en esta masacre irracional, en esta vía de escape que es un agujero negro en mitad del mar. Ah…

Tengo la paz bajo el árbol

Imagen
Este poema trata sobre la liberación del individuo tras el desamor.  Cuando el amor acaba, o se va, algo dentro se nos muere, pero quedamos en paz.  El tormento, al fin y al cabo, acaba por irse, y dejarnos un atardecer nuevo.



Arantzazu M.Bellido @AlmaVerso

Acércame esa puerta

Imagen
Hoy os enseño el primer video que he subido a mi nuevo canal de Youtube. Podéis verlo y opinar.

Este poema trata sobre la violencia de género. Es un grito de fuerza, una crítica, una seña de lo que ocurre tras las puertas de una cantidad insensata de "hogares" en el mundo. Las mujeres lo padecen, y mi poema va por ellas.



Arantzazu M.Bellido @AlmaVerso

A Lorca

La tarde ardiente en llamas sobre el horizonte Marcaba las horas justas de una despedida Injusta Dolorosa Vergonzosa La sangre era suya y suya fue la pena Y también de aquellos que lo amaron Que lo conocieron Que bailaron al paso de su genial locura.                La rosa clava sus espinas                Despojándose de ellas           Dolorosamente         por amor. Fue el amor su condena y su delirio. Y su vida.                                Su vida corta Intensamente reñida, soñada, sentida… Tenía su corazón una copla bañada de alegrías Alegrías amargas que endulzaba con su carácter.                La rosa clavó sus espinas                Despojándose de ellas Hiriendo al que derramó el rojo pasión De aquel que, por amor, dejó sus entrañas de lunares Llenas de brio y locura En los pueblos olvidados y en los tablados y las guitarras                                      Por amor.
De la tierra andaluza ha surgido el grito hondo de su rojo abanico.
                                  …

La navaja en tu mano

¿Cuántas manos necesitamos para empuñar nuestras mentiras y tirarlas por el balcón de la incertidumbre ajena? Como si fuera un arma. Como una navaja que corta, y también hiere cuando no está afilada. Entonces, ¿cuántas manos sin dedos necesitaríamos para empuñarla? Porque, seamos claros, cuando una falacia ha roto el consciente amor, ya no puede matar ni hacer sangrar. Muere ese amor y queda sólo el inconsciente. Pero, ¿de qué nos sirve la inconsciencia? La navaja no tiene mano, la mano no tiene dedos. Es un amor muerto.
                                                                                     Arantzazu M.Bellido                                                                                            @AlmaVerso

#entreversando

Imagen
Como cada jueves, Marta Semitiel nos da la oportunidad de conjugar versos y fotografía para crear maravillas como ésta. En #entreversando los poetas somos más compañeros que nunca, y juntos nos unimos creando un único poema.
Y tú, ¿te atreves a entreversar?                                                                         Sígueme en @AlmaVerso

Reflexión: Prohibido Sentir

Hoy no os traigo un poema, os traigo una reflexión, una de las muchas que se me pasan por la cabeza pero que nunca publico, o que convierto en poesías.

   Pueden intentar convencerme de que ciertas cosas son correctas, son reales, son necesarias. Pueden intentar acabar con mi moral y enterrar esta alma que siente y palpita cada segundo con cada crueldad y con cada pena ajena. Pueden intentar robar mis sentidos para que cuando me pellizquen no sienta nada.  Si maltratan a un animal, es fiesta y es costumbre y es digno de admirar. Si prefiero que el toro mate al torero, entonces soy una persona ingrata y merezco la peor de las condenas. Yo. Yo merezco eso por sentir empatía por un animal que, estando tan tranquilo, es sacado a pasear para torturarlo sin razón, sólo por beneficio de los que se ganan la vida asesinando legalmente. Y ahí está la doble moral, como habréis escuchado antes. Todas aquellas personas son, precisamente, las que no apoyan el aborto, porque resulta que según ellos,…

El nuevo EGO

Todo es 1,2,3. Todo es basura y lo sabemos, y no nos importa. Nos estamos lanzando a un pantano lleno de excrementos pensando que es agua cristalina y nos encanta. Lo recopilamos todo en nuestra mente sin desechar lo innecesario, lo burdo, lo insustancial.

   Ya no me siento igual; las cosas funcionan de la misma manera que hace ochenta o mil años, pero nuestra vista tiene otro alcance y camuflamos la réplica constante. Estoy aburrida de lo absurdo, y cabreada en general.

   Escribir siempre ha sido una motivación personal pero es insatisfactorio ver la cosecha podrida. Sobre todo, cuando hay tanta cosecha podrida ahí fuera que huele mal pero que se viste de perfume.

   A estas alturas, no me preocupa demasiado el veneno y lo saboreo con ganas. Es adictivo y puedo vivir con él, me gusta, me agrada y me hace palpitar las venas que parecen explotar.

Y no voy a disculparme, porque aún me queda mucho que decir.